Jue. Abr 15th, 2021

Urano era el Padre Cielo según cuenta la mitología griega, además de ser el dios del firmamento, la personificación griega antigua de los cielos y, durante un tiempo, el gobernante del universo conocido, este dios del Olimpo es muy reconocido en la historia de las leyendas griegas.

Huérfano de padre, fue concebido únicamente por Gea, con la que formó la pareja primordial, convirtiéndose así en ancestro de casi todos los dioses griegos. Sin embargo, fue un marido cruel, y no permitió que ninguno de sus hijos saliera del vientre de su madre, lo que acabó provocando una rebelión y su desaparición a manos de su hijo, Cronos.

El nacimiento del dios griego Urano

Tradicionalmente, Urano se consideraba un hijo de Gea, la Madre Tierra, que -según afirma Hesíodo- lo creó “igual a ella, para cubrirla por todos los lados y ser un lugar de residencia siempre seguro para los benditos dioses”. Sin embargo, según autores posteriores, Urano tuvo un padre (bastante oscuro) llamado Akmon, lo que puede explicar que a veces se le llamara Akmonides, que significa tanto “el hijo de Akmon” como, con un poco de imaginación, “el incansable”. En una etapa aún más tardía, el padre de Urano fue identificado como Aether, el Aire Superior.

El gobierno de Urano

Urano engendró hasta dieciocho hijos con Gea, pero, tan pronto como cada uno de ellos nacía, no perdía tiempo en esconder al niño en un lugar secreto de la Tierra, es decir, en devolverlo al vientre de su madre. Y mientras Urano se regocijaba en su maldad, la desconsolada Gea no podía dejar de gemir de dolor.

Incapaz de soportar el malestar por más tiempo, Gea creó una hoz adamantina y animó a sus hijos a usarla para derrocar a su cruel padre del poder, y poder finalmente salir de su vientre y ver la luz del día. Cronos, el más joven de los Doce Titanes, fue el único lo suficientemente valiente como para aceptar el reto. Gea le dio la hoz y lo escondió astutamente en una emboscada, de modo que la siguiente vez que Urano intentó acostarse con ella, Cronos pudo castrarlo. Así, liberó a sus hermanos y hermanas y se coronó gobernante de todos los dioses y hombres.

Las Furias eran las diosas de la venganza. Estos seres de aspecto temible tenían la apariencia de horribles ancianas con los ojos inyectados en sangre. Tenían serpientes por pelo y alas de murciélago y atormentaban a sus víctimas con flagelos de bronce. Su sola visión volvía locos a los culpables. Los folcloristas no están seguros de cuántas Furias había, pero el poeta Virgilio nombró a tres de ellas. Son Alecto, Megara y Tisífone. Afrodita, nacida sobre la espuma del mar, era la diosa del amor y la belleza.

Cuando Urano fue mutilado, llamó a sus hijos TITANES o “colados” por su traición y profetizó que Cronos (dios mitológico griego) también sería derrocado por sus hijos. Esto acabó ocurriendo cuando los dioses olímpicos derrocaron a los Titanes. La deposición de Urano es un símbolo del derrocamiento de los dioses arcaicos en una época anterior al tiempo. El propio nombre de Cronos sugiere que era una encarnación del tiempo. El hecho de que utilizara una hoz de sílex y no de metal forjado también habla de la prehistoria.

Como Urano ya no podía fecundar a Gea por su castración, simplemente ocupó su lugar como cuenco del cielo que fue sostenido en alto por su nieto ATLAS, hijo de Iapetus, el hijo de Urano, y Clymene, una ninfa del océano.

Ouranos profetizó la caída de los Titanes y los castigos que sufrirían por sus crímenes, profecía que fue llevada a cabo por Zeus, quien depuso a los cinco hermanos y los arrojó al pozo de Tartaros.

Urano no aparece en el arte griego primitivo, pero las representaciones egipcias de su diosa del cielo, Nut, demuestran cómo se le imaginaba: como un hombre gigantesco, cubierto de estrellas, con largos brazos y piernas, descansando a cuatro patas, con las puntas de los dedos en el lejano oriente, los dedos de los pies en el lejano occidente y su cuerpo arqueado levantado para formar la cúpula del cielo. En la época romana se le representaba a menudo como Aion, dios del tiempo eterno, en forma de hombre que sostiene la rueda del zodiaco, de pie sobre la reclinada Gaia (la Tierra).

Legado de Urano en antigua Grecia

Urano se limitó principalmente a ser un dios olímpico vencido de una época pasada. Más allá de ser el padre de los primeros dioses de la mitología griega, Urano no parece haber tenido ningún otro papel importante en la antigua religión griega. De hecho, Urano se entendía casi por completo en términos no antropomórficos, aparte de la mención que se hace de sus genitales en el mito que describe la creación de Afrodita. En consecuencia, Urano no tenía un tipo fijo en el arte griego, y existen pocas representaciones iconográficas del dios. Urano era simplemente el cielo, que era concebido por los antiguos como una cúpula o techo de bronce, sostenido (o girado sobre un eje) por el Titán, Atlas.

A pesar de que Urano estaba prácticamente excluido del culto popular griego y de la iconografía, no ha dejado de tener impacto en el mundo occidental. En particular, Urano fue adoptado como nombre del séptimo planeta desde el sol en nuestro sistema solar. Los antiguos griegos y romanos sólo conocían cinco “estrellas errantes” (en griego: πλανεται, planetai): Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno.

Según el mito griego, Urano acudía a Gea cada noche y engendraba a los niños sobre ella, pero todos le desagradaban. Los consideraba una amenaza para su poder y sus atributos. Aunque sus hijos Titanes podían ser muy hermosos, a Urano le repugnaba tanto la visión de los Hecatónquiros que intentaba empujarlos de vuelta al vientre de Gea, lo que le causaba un terrible dolor. Finalmente, Urano encarceló a los Cíclopes y a los Hecatónquiros en el Tártaro, un lúgubre lugar que se encontraba bajo la Tierra o Hades.

Si te ha gustado este artículo titulado “Urano dios griego del cielo“, comenta justo debajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *