Vie. Nov 26th, 2021

Si nos vamos a la definición exacta nos la da su propio nombre, son estaciones de carga para coches eléctricos, donde estos vehículos enchufables pueden adquirir energía para poder funcionar, al igual que pasa con las gasolineras para los coches de combustión. Pero en este post, vamos a hablar un poco más profundamente de este tipo de estaciones. 

La estación de carga de coches eléctricos en el lugar, donde los vehículos que sean totalmente eléctricos o los híbridos, obtienen la energía que necesitan para funcionar, como ya hemos dicho, son como las gasolineras para los coches de combustión, de hecho, este tipo de estación se llama electrolinera. En el caso de que sea una gasolinera la que quiera ofrecer este servicio, lo primero que debe de tener claro es si tiene potencia necesaria para poder cargar coches. 

Los diferentes puntos de recarga, nos ofrecen distintos tipos de carga para coches eléctricos, como, por ejemplo: 

  • Recarga convencional: Son las más comunes, y suelen estar conectados entre 4 y 8 horas para tener una carga completa. Se utiliza la misma intensidad y voltaje de la propia vivienda, la que tenga contratada. La eficiencia energética de este tipo de carga y más en los tiempos que corren es realizar este tipo de carga, en el horario más económico, es decir en el nocturno, que además es cuando menos demanda de otros electrodomésticos hay. 
  • Recarga Semi Rápida: Suelen realizarse en centros de trabajo o donde el usuario que lo necesite vaya a permanecer en torno a una hora o una hora y media. Dependiendo de la batería del vehículo o la potencia disponible, para obtener una carga completa se debe enchufar 3 horas. Pero sí que es cierto que, en estos puntos, para dar satisfacción a más usuarios, no permiten que el estacionamiento supere un número determinado de minutos, lo que facilita una recarga, pero no la completa. 
  • Recarga rápida: Esta carga es la que más se asemeja a los hábitos actuales de repostaje como los vehículos de combustión. Suelen estar en estaciones de servicio o restaurantes de carretera, donde se permanecerá parado un corto espacio de tiempo, y que facilita que conectado 20 o 30 min se tenga un 80% de la carga de una batería media de hasta 30 kWh. Pero en este caso, las exigencias a nivel eléctrico son mayores que en las otras recargas, lo que suele conllevar otro tipo de instalación y eso la hace más compleja. 
  • Recarga Ultrarrápida: En este caso la potencia para la carga que ofrece es mayor, ya que son capaces de cargar determinadas baterías hasta en 5 minutos. Los tipos de conectores que utilizan estos equipos son casi iguales que los mismos que para los cargadores rápidos. Este tipo de carga se aconseja en momentos muy puntuales, porque deteriora la vida de la batería. 

El funcionamiento de estas estaciones de carga vehículos eléctricos es muy sencillo. Una vez seleccionado el punto de recarga, el momento del repostaje es muy sencillo, se saca el cable del vehículo y se conecta al propio enchufe del punto de recarga. Y dependiendo del tipo de recarga, lo único que tenemos que hacer es esperar el tiempo necesario.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *