Vie. Oct 15th, 2021

Hay un lugar llamado Cielo, un lugar glorioso, maravilloso y tranquilo al que todos podemos ir si reconocemos a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador. Este magnífico lugar no es un estado de ánimo. En realidad, es un lugar real, donde está el Trono del Dios mismo Todopoderoso. Desde el principio, Dios habló de este lugar que creó, diciendo: En el principio, Dios creó el cielo y la tierra «(Génesis 1: 1). Según la Biblia, esto se refería al cielo de los cielos, porque, cómo, sin embargo, Él no había creado el cielo estelar donde moran el sol, la luna y las estrellas, esa área que llamamos espacio. Eso vino después. El cielo es un lugar real.

De hecho, es esclarecedor y asombroso escuchar a algunos a quienes se les concedieron visiones divinamente concedidas a algunos creyentes en Cristo Jesús, aquellos que estaban cerca de la muerte, o que murieron, pero regresaron, y que cuenten lo que han visto allá en esa hermosa tierra llamada Cielo. Lo primero que se ha repetido continuamente es que hay una paz, una paz maravillosa que sobrepasa todo entendimiento y toda habilidad humana para describir.

Paz, paz real es lo que el mundo entero está buscando. Con tantas guerras y tantos pleitos en todos lados, lo que el mundo necesita, es sentirse en paz. Sin embargo, muy pocos la experimentan, porque la verdadera paz no se encuentra en las cosas mundanas que puedes ver con los ojos físicos. La verdadera paz no se encuentra en casas, ni en tierras, ni en tu auto nuevo o la casa que acabas de comprar. Y no me mal entiendas, pero la verdadera paz se encuentra en un solo lugar, y ese lugar es la Presencia de Dios.

Hablando del cielo, el apóstol Pablo en sus escritos se refiere a él como el tercer cielo. (2Corintios 12: 1-4) Entonces, es bíblicamente correcto concluir que hay tres cielos. Está el Cielo Atmosférico, a nuestro alrededor. Luego está el Cielo Estelar, donde están el sol, la luna y las estrellas y otros planetas y galaxias. Y luego, más allá de eso está el Cielo de los cielos, donde Dios habita.

Hay tantas cosas que se pueden decir para describir el tipo de lugar que es el cielo. El tiempo no nos permitirá enumerarlos todos. Así que aquí hay algunos:

  1. Es un lugar de alegría indescriptible. El salmista lo llama «plenitud de gozo». (Salmos 16:11.) Eso fue lo mejor que pudo hacer su limitado vocabulario.
  2. Es un lugar de paz indescriptible.
  3. Es el lugar del Trono de Dios.
  4. Es el lugar donde no hay noche. El sol no ilumina el cielo. La misma Gloria de Dios ilumina todo al rededor.
  5. Es un lugar sin sufrimiento ni penas.
  6. Es un lugar sin enfermedad, sin llantos.
  7. Es un lugar sin dolor.
  8. Es un lugar de gloria, de gozo y regocijo.
  9. No hay cansancio.

Estos son solo algunos de los placeres del cielo. ¿En verdad no te gustaría ir a este maravilloso lugar?

Ahora bien, ¿qué califica a una persona para ir al cielo? ¿Todos van allí? ¿O es un lugar tan exclusivo que solo se entra con invitación? Bueno, mucha gente cree que todas las personas van al cielo, sin excepción. Y luego, algunos opinan que solo las personas buenas van al cielo. Quien tiene razón bueno, no me importa decirles que, según la Biblia, que a fin de cuentas es la autoridad final en todos los temas, ambos están equivocados.

Las Escrituras enseñan que los bebés van al cielo, por son seres puros de corazón, llegaron al mundo sin maldad. Esto se prueba cuando David y Betsabé pecaron y ella tuvo un hijo. Dios le dijo a David que debido a que había pecado, el niño no viviría de “este lado”. Sin embargo, sabemos que el niño siguió viviendo en otro lugar, porque David dijo, con respecto a la muerte del niño, «él no vendrá a mí, pero yo iré a él». Así que el niño siguió viviendo. ¿Dónde? En el cielo.

Dios no envía a los bebés ni a los menores de la edad que no tienen consciencia de si mismos, al infierno. (Sí, el infierno realmente existe, según la Biblia. Busque mi artículo sobre Lo que la Biblia enseña sobre un lugar llamado infierno directo en mi blog miadonay.com) porque, así como existe el cielo, existe el infierno, así como existe Dios, existe su contraparte, sin bondad no existe la maldad y viceversa.

Entonces los bebés y los niños pequeños van al cielo

En lo que respecta a todos los que van al cielo, Dios ha dicho que los impíos no estarán en la congregación de los justos. (Salmos 1: 1-6) Por eso, los inicuos no van al cielo y tampoco la “buena” gente.

Debemos recordar que, debido al primer hombre, Adán y su pecado contra Dios, todos han heredado esa naturaleza pecaminosa del enemigo. (Romanos 5:12) Por tanto, el hombre ha recibido la sentencia de muerte, que es la separación eterna del Dios Todopoderoso y Santo.

(Romanos 6:23) La única forma en que el hombre puede escapar del infierno e ir al cielo es recibiendo al Señor Jesucristo como Señor y único Salvador. Jesús es el único camino, la única verdad. Él lo dijo. (Juan 14: 6) O mintió al respecto o habló la Verdad. Personalmente creo que Él dijo la verdad, ¿no es así?

Esta es realmente la razón por la que vino Jesús. Vino para morir y derramar Su santa sangre para que nuestros pecados, que nos separaban de Dios, pudieran ser lavados. Entonces, lo único que nos califica para ir al cielo, no son nuestras buenas obras, sino una relación real con Jesucristo.

Si desea tal relación, simplemente ore estas palabras: Señor Jesucristo. Creo que eres el Hijo de Dios. Creo que moriste por mí y derramaste tu preciosa sangre para lavar mis pecados. Creo que has resucitado de entre los muertos. Y ahora mismo te recibo como mi Señor y Salvador. Gracias por salvarme y hacerme un hijo de Dios. Ahora ayúdame a vivir para ti. En el nombre de Jesús, amén.

Más información en «Cómo dice la Biblia«.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *