Mié. Nov 30th, 2022

    Igual eres protésico dental, y te has dado cuenta de la demanda que hay ahora mismo en el mercado de los laboratorios dentales. O tal vez, trabajes en uno y hayas decidido montar el tuyo propio, pues bien, sigue leyendo este post, y te daremos unas series de tips para poder tener un laboratorio que no te de dolores de cabeza y sí muchos beneficios. 

    Montar un negocio no es tarea sencilla, y mucho menos cuando se trata de un laboratorio dental, pero sí que es cierto que con paciencia y con calma puedes hacer que el tuyo sea referencia para las clínicas odontológicas.  

    Como bien sabes, un laboratorio de este tipo, está ideado para diseñar, reparar, o fabricar cualquier tipo de prótesis dental, o aparatos de ortodoncia. Debe de estar representado por una persona física o bien jurídica, aunque normalmente lo dirige un protésico dental, atendiendo y cumpliendo las medidas de higiene y seguridad especificadas por los organismos competentes, y contar evidentemente con los materiales y técnicos necesarios. 

    Los requisitos básicos para poder abrir un laboratorio así, son los siguientes: 

    • Titulación: se debe de tener el Título de Técnico Superior en Prótesis Dental, si se quiere comenzar, y a continuación colegiarse. 
    • Presupuesto e inversión: Para comenzar, debes de tener claro si tienes fondos para ello. Saber el presupuesto con el que cuentas. Ten en cuenta que necesitas: un local de trabajo, necesitarás materiales y reposiciones, diferentes seguros, el pago de impuestos o de los gastos ordinarios como son: teléfono, gestoría, luz…. En caso de tener trabajadores, sus seguros aportan parte del salario. Y por supuesto una suma que te permita sufragar algún que otro imprevisto, como la avería de una máquina, por ejemplo. 
    • Profesionalidad: Evidentemente la labor principal es crear prótesis dentales, pero nadie nace aprendido, por lo que se va a necesitar una formación y práctica constante, y estar al tanto de las últimas tecnologías, aunque sea un trabajo muy artesanal, ya que cada prótesis es única. Aunque la toma de medidas ni la colocación depende del protésico, ya que lo va a realizar el dentista, las piezas deben de estar debidamente confeccionadas, y ajustadas, atendiendo las necesidades del cliente.  
    • Personal: Aunque pueda parecer lo contrario, es un trabajo que no vas a poder abarcarlo al completo tú solo. Necesitarás contar con alguien más en tu equipo. Alguien que pueda ayudarte tanto en lo más práctico como en lo burocrático.  
    • Seguridad: Te recomendamos que dispongas de seguros, tanto que puedan cubrir cualquier problema o desastre de tu clínica, como cualquier problema en las diferentes piezas, que se confeccionen, o bien , tener los seguros precisos para los trabajadores. Además de tener un plan contra incendios, un protocolo de seguridad y riesgos laborales y realizar las revisiones y los mantenimientos de maquinaria pertinentes, para evitar cualquier tipo de problema mayor. 
    • Material: aunque es muy goloso el material barato, sopesa la máxima de que lo barato sale caro, teniendo en cuenta lo profesional que quieres ser. Un mal servicio, será tu peor publicidad 

    Infórmate de las altas de licencias que debes de tener, para tener un laboratorio absolutamente legal. 

    Esperamos que te resulte más sencillo ahora, saber como empezar con tu laboratorio. 

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.